Elaboración de vinos
 
Elaboración de vinos
Mis aficiones
Album de fotos
Mis enlaces favoritos
Elaboración de vinos
 
Imagen
 
Proceso de elaboración del Vino Tinto
Las uvas para la elaboración del vino, generalmente se estrujan y despalillan antes de fermentarlas en roble, excepto cuando serán procesadas por " Maceración Carbónica " entonces van directamente a la cuba de fermentación.

La pasta resultante - pulpa, hollejos y pepitas - se vierte en una cuba o depósito de fermentación (encubado) tras haberle añadido una pequeña cantidad de dióxido de azufre, a fin de prevenir la contaminación biológica.

Durante el encubado del mosto, la fermentación alcohólica se desencadena al mismo tiempo que la maceración de los hojellos y las pepitas, esta se puede prolongar entre cinco y siete días.
La maceración sirve para conferir al vino su color y su capacidad de conservación. Constantemente se bombea el mosto hacia la superficie rociando toda la capa de "piel" que forman las uvas, asegurando la máxima extracción de color posible.

El remanente se prensa para después elaborar una mezcla o "coupage" en diferentes proporciones con ambos y pasar a un estado de crianza antes de ser embotellados y madurados.



Los tintos de calidad superior, destinados al consumo a largo plazo, suelen permanecer en barricas de roble relativamente nuevas, este proceso puede durar entre 18 meses y dos años, antes de ser embotellados.
A medida que maduran, los vinos tintos dejan un sedimento; por ello son movidos en un proceso llamado "trasiego", según el cual el vino se desplaza delicadamente de una barrica a otra limpia, el traslado final es a la linea de embotellado.
SUELOS DE VIÑEDOS
Este es un tema que como todo lo referente al vino genera una amplia gama de opiniones, desde luego las más válidas son las manifestadas por los responsables del cultivo de las Vides, ya que son ellos los que en base a su experienciia y sabiduría conocen el entorno y el resultado del mismo en el desarrollo de la Vid. Por increible que parezca cada tipo de suelo según sus características y calidad albergará mejor a una variedad diferente de Cepa.Por mencionar algunos ejemplos: el suelo con características de "Granito Acido", produce una excelente Syrah en Hermitage; Para la variedad Chardonnay se procura el suelo de "Piedra Caliza", mientras que para la Riesling se elige un suelo de "Pizarra", que también puede ser un suelo "Basáltico". Para poder conocer un poco más acerca de este interesante tema, se describen a continuación los suelos de los viñedos más comunes:

Suelo Acido
Este suelo presenta un PH bajo, es frecuente encontrarlo en climas húmedos, donde el alto índice de precipitaciones disuelve el calcio del suelo. El portainjerto y la variedad de la VId se eligen según sus preferencias en relación al PH del suelo.
Suelo Alcalino
Es un tipo de suelo con un PH elevado, mismo que es ocasionado por la presencia de Calcio o Sal.
Suelo Aluvial
Se caracteríza este tipo de suelo por sus concentraciones de depositos de materiales provenientes de ríos, generalmente grava, arenas y sedimentos, como los de las zonas de Burdeos y los de Marlborugh en Nueva Zelanda,
Suelo Arcilloso
En este tipo de suelo se encuentran partículas grandes y granulares, compuestas por roca desgatada y cuarzo. Si su composición se encuentra conformada por grandes cantidades de arena será calido y bien drenado, pero pobre en nutrientes y más bien ácido.
Suelo Calcáreo
Es un suelo con un alto contenido de calcio, proviene de una geología de piedra caliza. Tiene un PH elevado es decir alcalino, y por norma tiene buena aireación, drenaje y estructura. Algunas vides crecen bien en suelos ricos en calcio, como la uva Chardonnay.
Suelo de Creta
Suelo de piedra caliza con un color blanco o pálido y un PH alcalino, Este tipo de suelo es especialmente adecuado para el cultivo de vides en climas fríos y húmedos.
Suelo Coluvial
Este suelo está formado por depósitos de roca desgastada que se ha deslizado ladera abajo y que han sido depositados en un nivel inferior.
Suelo de Granito
Suelo conformado por roca ígnea con cristales perceptibles a simple vista. En ocasiones forma masas rocosas duras que reflejan el calor del sol.
Suelo de Grava
Del vocablo francés "Grave", ha dado monbre a la zona de Graves, en Burdeos. Consiste en guijarros que cubren el suelo de origen aluvial que retienen el calor y que permiten un buen drenaje.
Ladera cubierta de cantos rodados
Pendiente de escombros al pie de un risco, que ha caído debido a la erosión y al desgaste. Consiste en fragmentos de roca de diversos tamaños y es escarpada.
Suelo de Limo
Es un tipo de suelo de mayor tamaño que la arcilla pero menor que la arena, el limo retiene bien el agua y es bastante fértil.
Suelo Loes
Aluvión transportado por el viento que cubre la capa superficial del suelo.
Suelo Marga
Suelo compuesto por partículas de arcilla, limo y arena a partes iguales. Por lo general es un suelo que está bien equilibrado y resulta fértil.
Suelo de Materia Orgánica
Este tipo de suelo está formado por Hunus provenientes de organismos vivos, plantas, hojas caídas y estiércol.
Suelo de Piedra Caliza
Roca sedimentaria formada por Calcita (carbonato de calcio), de típico color pálido y con un elevado PH. La Creta es una forma de piecra caliza.
Suelo de Pizarra
Contiene roca dura formada por esquisos y arcillas sometidos a presión. Su cualidad desretener el calor la convierte en un excelente entorno para las vides, a las que a veces transfiere un sabor metálico.
Suelo de Terra Rossa
Suelo rojo formado cuando se disuelve el calcio de la pierda caliza, y deja una arcilla de color rojo debido a los compuestos deshidratados de hierro. Está asociado a los climas mediterráneos, los cuales permiten la procesos de disolución e hidratación.
AÑEJAMIENTO DEL VINO
Añejar un vino quiere decir que este permanecerá en barricas o en botellas hasta que alcance el pleno desarrollo de todas sus peculiaridades y características óptimas. Algunos vinos jóvenes, los que tienen potencial de grandeza, no necesitan sino tiempo y un poco de cuidado para madurar bien y alcanzar una vejez maravillosa.

A medida que un vino fino madura en la botella, ocurren una serie de cambios químicos. Estos cambios se hacen evidentes en el estilo de un vino tinto maduro, son más fáciles de digerir ya que carecen de tanino amargo y acidez astringente.
Como saber si un vino a tenido un correcto añejamiento, usted se podrá cerciorar si se presenta un desfase entre el nivel que guarda el corcho y el vino, si este es mayor a una pulgada o más, puede ser indicativo que ha habido evaporación, ocasionada tal vez por el exceso de calor o por falta de humedad, en ambos casos esto puede dañar el vino. En un vino muy añejo, digamos 30 o 35 años, una pulgada de desfase es muy aceptable, ya que esta ocurre naturalmente incluso con un buen almacenamiento.
Los vinos finos van de buenos a extraordinarios en su calidad, y, en general requieren añejamiento adicional antes de estar listos para tomarlos. Su gusto cambia considerablemente según el tiempo que se añejen antes de tomarlos. Este gusto mejorará gradualmente hasta alcanzar una meseta de madurez, en la cual permanecerán por un tiempo indefinido antes de comenzar a declinar gradualmente, es este momento se consideran acabados o muertos.
Comprar los vinos cuando son jóvenes es una excelente opción, ya que los cuidados solo dependerán de las condiciones en que usted los mantenga (añejarlo usted mismo) para llegar a esa preciada edad.
Como saber cuando beberlo, es una pregunta difícil, ya que incluso dos botellas de características similares (misma vendimia, etc) y que se almacenen bajo las mismas condiciones pueden madurar de modo distinto. Lo mejor es probar y que sea su propio paladar (su mejor guía) el que le indique cuando gozar del vino, joven o añejo, esto es mejor que cualquiera de las opiniones del mejor experto.
A continuación le mencionamos algunos ejemplos de vinos que han probado su longevidad a lo largo de los años. En general, los vinos tintos concentrados, es decir demasiado tánicos y poderosos para tomarlos jóvenes, son los mejores prospectos para ser añejados.
Burdeos
Algunos de los cultivos que se han destacado y que cuentan con excelentes marcas son : Lafite Rothschild, Margaux, Latour, Haut Brion, Montrose, Cos d%B4Estournel. Las Vendimias que han probado tener mayor longevidad son las de 1899, 1900, 1928, 1945, 1959 y 1961, entre las más recientes, la de 1986 es la que promete mayor capacidad de añejarse, especialmente para los vinos de Médoc, de la rivera izquierda.
Borgoñas Tintos
Aunque los borgoñas tintos, en general, no se añejan tanto como los Burdeos, se encuentran algunas excepciones notables, Grand Cru de Domaine Leroy, tales como Musigny y el Chambertin, los Grand Crus del Domaine de la Romanée Conti ( Romanée Conti, La Tache y Richebourg). La vendimia de 1990 promete longevidad para todos los Borgoñas.
Ródano
Las vendimias de 1989 y 1990 de los vinos de esta región se muestran promisorias.
Italia
Italia tiene cuatro grandes vinos que han probado su longevidad : el Barolo y el Barbaresco del Piamonte; el Brunello di Montalcino de la Toscana y el Taurasi de Campania
Algunos de los mejores Barolos los encontrara con productores como Guiseppe Mascarello, Vietti, Bartolo Mascarello, Giacomo Conterno, Bruno Giacosa, Giuseppe Rinald. Para el Brunello di Montalcino el mejor productor es Biondi-Santi.
El Taurasi, hecho de la uva Aglianico, en el sur de Italia, es probablemente el menos conocido de los grandes vinos tintos italianos.
España
El vino tinto más preciado de España es el Vega Sicilia Unico. El de 1968, 1970 y el Unico Reserva Especial (mezcla de 59,60 y 61) son tres de los grandes vinos de este productor.
Australia
El gran vino tinto de Australia es el Grange Hermitage, este magnifico vino de clase mundial se puede añejar 30 o mas años en algunas vendimias.
Vinos Blancos para guarda
En la lista de vinos Blancos para carrera larga, el primer lugar lo ocupan los Borgoñas. Las vendimias recientes buenas son las de 1992, 1990, 1989, 1986 y 1985.
Burdeos Blancos
Los burdeos blancos secos, por lo menos los sobresalientes, pueden ser sorprendentemente longevos. Los tres realmente duraderos son el Chateau Haunt-Brion Blanc, el Chateau Laville-Brion y el Domaine de Chevalier. En buenas vendimias, estos pueden añejar de 25 a 30 años o más. Las buenas vendimias recientes del Burdeos blanco seco son las de 1994, 1993, 1990, 1989 (sobresalientes), 1985 (muy buena) y 1983.
FERMENTACIÓN
La vinificación (producción del vino) se divide en dos partes: Fermentación que es el proceso por el cual el jugo de las uvas se convierte en vino, y Maduración cuando el vino adquiere sus propiedades de sabor, aroma, cuerpo, etc.., este período puede durar meses o años, según el tipo de vino de que se trate.
La Fermentación es un fenómeno natural que no requiere ningún proceso adicional para llevarse a cabo, si usted se toma el trabajo colocar uvas (vitis vinífera) en un recipiente y las aplasta para que suelten su jugo, habrá obtenido lo que se conoce como Mosto. Acto seguido este mosto expuesto al aire y a los microorganismos que existen en los viñedos y en las uvas, transformarán los azúcares en alcohol, dando lugar a la Fermentación.
Según la cantidad de azúcar contenida en el Mosto, se obtendrán vinos con más o menos grados de alcohol. Fermentar procede del término latino "Fervere" hervir, debido a la generación del dióxido de carbono que se evapora en el aire y el consiguiente desprendimiento de calor.
Hasta antes de Pasteur se desconocía la causa de la Fermentación, y se relacionaba con una descomposición espontánea de la materia orgánica, sin embargo aún sin conocer exactamente el fenómeno se elaboraba vino.
Se considera a Pasteur como el padre de la microbiología, probó que cada uno de los procesos de la fermentación es producido por microorganismos, descubrió que las diversas afecciones por las que el vino puede atravesar se debían a fermentaciones específicas.
La Enología de griego "oenos" vino y "logos" ciencia, nace con Pasteur que convirtió una práctica casi mágica, como era hasta entonces la transformación de la uva en vino, en una ciencia que desarrollaron después en los años cuarenta Ribereau-Gayon y Peynaud en Burdeos, Francia.
Para decirlo brevemente; La trasformación de la uva en vino es un proceso natural y espontáneo, por lo que no se requiere más que cierta cantidad de zumo de uvas (mosto) de las especie vegetal "Vitis vinífera" y la presencia de un microorganismo "Saccharomyces cerevisiae", conocido como levadura, que se encuentra sobre la piel de los frutos maduros de la vid.
Unos cuantos racimos abandonados a su suerte acabarían vertiendo a su alrededor una pequeña cantidad de zumo que recogido al azar en cualquier cavidad del suelo, se convertiría en un líquido de aspecto turbio y desagradable pero con todos los ingredientes para ser llamado vino. Los productores de vino de todo el mundo desde la antigüedad hasta nuestros días, han transformado este proceso en un arte refinado destinado al paladar, y que de ningún modo es privativo de una élite, ya que todas las personas en algún momento de sus vidas han tenido contacto con este mundano placer.





Moléculas de importancia sensorial
El vino es una bebida que se elabora para el disfrute de los sentidos. En consecuencia, todas las operaciones que se llevan a cabo con él, desde las tecnologías de bodega hasta las campañas publicitarias para incrementar su venta inciden en el aspecto sensorial. Un consumidor, tras recorrer con la vista la globalidad de la mercancía expuesta en un comercio, dirigirá de forma subconsciente sus pasos hacia la estantería en la que se encuentra la botella que ha captado la atención de su cerebro. La adquisición posterior de la misma dependerá de otros factores; precio, marca, añada, etc., pero despertar la atención es el primer objetivo que hay que conseguir. Por esta razón los vinos rosados se embotellan en vidrio incoloro, transparente, y al enólogo se le pide que consiga un color bonito y que el vino este transparente y brillante.
El consumidor no repetirá la adquisición de esa marca si, al degustarlo, el vino no cumple con las expectativas despertadas con el sentido de la vista. El vino ha de tener un aroma, sabor y sensación en boca acordes con lo esperado. Olfato, gusto y tacto, por tanto, también desempeñan un papel decisivo y el trabajo en bodega cada día se orienta más a exaltar estas características y conseguir estabilizarlas.
En los últimos años, el color del vino tinto ha despertado gran interés. Lo ha hecho no tanto por contribuir al disfrute del vino por el sentido de la vista, sino por su asociación con el gusto, y porque al estar relacionada la cantidad de materia colorante con las propiedades beneficiosas del vino para la salud, el consumidor identifica un vino con mucho color con un vino saludable.
De los cinco sentidos, el olfato es posiblemente el que más contribuye al disfrute del vino, por lo que es lógico que se haya dedicado un gran esfuerzo en investigar la composición de su aroma. A este aspecto vamos a dedicar nuestra atención.
Características de las sustancias odoríferas
Para que una sustancia produzca la sensación de olor debe alcanzar los sensores olfativos de la pituitaria en cantidad suficiente para desencadenar una respuesta que recoja el cerebro. Esto difícilmente puede lograrse si la sustancia no es relativamente volátil por lo que, en un principio, se puede considerar que las sustancias no volátiles son inodoras y que las sustancias responsables del aroma del vino tienen volatilidad contrastada. Como consecuencia inmediata, el estudio del aroma del vino se orientó durante muchos años al conocimiento de la composición química de sus compuestos volátiles.
Sin entrar a discutir las técnicas y metodologías analíticas utilizadas para este fin, su límite de identificación y cuantificación y la reproducibilidad de sus resultados parece razonable pensar que un listado de componentes volátiles del vino con sus concentraciones no va a proporcionar información sobre las características aromáticas. La volatilidad es una condición necesaria, pero no suficiente, para que una sustancia huela. Para tener una idea de la importancia sensorial de una sustancia se necesita conocer, además de su concentración, su umbral de detección olfativa en la matriz que se estudia, en este caso el vino. El umbral de detección se define como la concentración mínima de la sustancia capaz de ser percibida por una media de la población. Sustancias con umbral de detección muy bajo pueden contribuir enormemente al aroma de un vino, aun estando a concentraciones también muy bajas, y es posible que otras sustancias a concentraciones altas no contribuyan al olor, al ser su umbral de olfacción alto. Por tanto, para conocer la importancia sensorial de una sustancia se necesitan dos valores: su concentración y su umbral de olfacción.
Otro aspecto importante en relación con los componentes que contribuyen al aroma es la sensación que produce su olfacción. Sensación cualitativa, relativa a la identificación del olor y asimilación a un producto o situación emocional determinada, es decir, un efecto de memoria; sensación cuantitativa, relativa a la intensidad del olor; y sensación afectiva, en cuanto a aceptación o rechazo. Estas tres cualidades del olor permiten describir con propiedad el aroma de un producto.
El aroma del vino tinto joven
En un estudio de este vino de las variedades de uva Garnacha, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot con un número de muestras representativo (52 vinos) se obtuvieron datos cuantitativos de 47 odorantes que previamente se habían catalogado como contribuidores potenciales del aroma. Se establecieron sus valores de aroma medios, máximos y mínimos y, después de una corrección de perceptibilidad, los de intensidad aromática.
Resumiendo, el aroma del vino tinto joven tiene un aroma básico frutal, graso/láctico y alcohólico, constituido principalmente por ácidos grasos, alcoholes y, sobre todo, ésteres. Este aroma básico se enriquece con notas frutales, florales, lactónicas o fenólicas, que provienen de componentes de la uva.


VINOS AUSTRALIANOS

El sistema Australiano de clasificación ha sufrido recientemente una serie de cambios. Con el acuerdo de 1994 con EE.UU., los estados productores de vino de este país se han dividido en nuevas zonas, regiones y subregiones.
Este nuevo sistema, implica mencionar en las etiquetas una serie de peculiaridades, la principal es el extendido sistema de mezcla regional, esto quiere decir que traen uvas de diferentes regiones y tal vez de diferentes estados para combinarlas. Las pequeñas bodegas pueden optar por detallar en la etiqueta la variedad de la cepa y la denominación de origen; si lo hacen, el 85 % de las uvas tienen que ser de una variedad, y el mismo porcentaje tiene que provenir de la zona también especificada.
Categorías según calidad e indicación geográfica
LIP (Programa de Integridad de la Etiqueta) : este sistema fue introducido en 1990 y garantiza todas las especificaciones de la etiqueta, por ejemplo, la cosecha, la variedad y la región, haciendo comprobaciones anuales y auditorias en regiones, variedades y bodegas concretas.
Producto de Australia : ésta es la denominación de origen más amplia. Cualquier vino que esté dentro de esta categoría no podrá especificar en la etiqueta la variedad de la uva ni la cosecha.
Australia Sudoriental : esta es la siguiente categoría que, de hecho, abarca casi todas las zonas vinícolas de Australia; empieza a ser ampliamente conocida.












VINOS ESPAÑOLES

La ley del vino española está regulada por el Instituto Nacional de Denominaciones de Origen (INDO) y es ejecutada por Consejos Reguladores locales. La Rioja fue la primera región en crear un Consejo Regulador en 1926, seguida por Jerez y Málaga. La legislación gira en torno al sistema de DO (Denominación de Origen), que fue revisado cuando España se incorporó a la Unión Europea en 1986. Como en todos los países de la UE, el vino de España está dividido en dos categorías : vino de calidad (Vino de Calidad Producido en región Demarcada o VCPRD) y Vino de Mesa.
Vinos de Calidad
DO (Denominación de Origen ) : equivalente aproximado de las AC francesas. Éstos son los vinos clásicos y mejor conocidos en España y, en la actualidad, hay más de 40 DO. Cada DO dispone de su propio Consejo que, junto con el gobierno local y el INDO, decide sobre temas de control de calidad tales como las producciones y las variedades de uvas.
DOC (Denominación de Origen Calificada) : esta nueva súper categoría entro en vigor en 1991 con la concesión de una DOC a La Rioja. Está reservada a los vinos que cuentan con una larga tradición de alta calidad. Las regulaciones son más estrictas e incluyen una cata rigurosa.
Vinos de Mesa
VdlT (Vino de la Tierra) : vino de una región demarcada que todavía no tiene DO, pero que tiene un carácter identificable como local de su región. Equivalente a un vin de pays francés.
VC (Vino Comarcal) : categoría de calidad inferior a la anterior. Por el momento hay cerca de 28 zonas y no tienen grandes pretensiones de calidad. Los productores pueden incluir una fecha en la etiqueta.
VdM (Vino de Mesa) : se trata de vino elaborado a partir de uvas de viñedos no clasificados o de vino que ha perdido su clasificación por ser una mezcla de diferentes regiones clasificadas. La etiqueta no indica la cosecha.







VINO FRANCÉS

Los principales factores que se toman en cuenta para evaluar el control de calidad del vino, son "origen", "utilización de las uvas correctas" y "método histórico de producción".
Categorías de Calidad
Existen dos grupos, vino de calidad ( AC y VDQS) y vino de mesa (vin de pays y vin de table).
AC - AOC (Appellation d Origine Contrôlée) : éste ha cubierto las principales regiones vinícolas de Francia y se extiende poco a poco. Los requerimientos más importantes son los siguientes :
· Terreno : Se definen las tierras seleccionadas para el cultivo de viñedos.
· Uva : Sólo pueden utilizarse aquellas variedades de uva consideradas como apropiadas.
· Graduación alcohólica : Los vinos deben alcanzar una graduación mínima o máxima de alcohol natural ( de 9 a 15 grados).
· Manejo del Viñedo : Los Vinos AC deben seguir ciertas reglas sobre los métodos de poda y la densidad de plantación.
· Manejo de la elaboración del Vino : Cada Vino AC tiene su propia regulación. A veces la adición de azúcar durante la fermentación para aumentar la graduación alcohólica se acepta en el norte pero no en el sur.
· Productividad : Se establece una productividad básica permitida para cada AC, pero el gráfico puede modificarse cada año.
· Cata y análisis : Desde 1974 los vinos deben pasar un panel de Cata.
· Etiquetado con la variedad : Se tiende a restringir el uso del nombre de la variedad de uva en la etiqueta de los vinos AC, excepto cuando ésta sea una práctica establecida desde hace mucho tiempo.
VDQS (Vin Délimité de Qualité Supérieure) : grupo de calidad poco fiable. Ya no se incluye ningún vin de pays en los VDQS, y a veces algunos son pasados al grupo AC.
Vin de pays : esta categoría da una definición regional de los vinos básicos de mezcla. Las reglas son similares que en el caso de los AC, pero permite más flexibilidad en relación a la productividad y a las variedades de uva. La calidad puede ser estupenda e indica calidad del fruto y una buena elaboración del vino.
Vin de table (Vino de Mesa) : es la titulación que se otorga a todos los otros vinos. No existe control de calidad, excepto en lo referente a las regulaciones básicas de sanidad. Los vin de pays pueden encontrarse por casi el mismo precio y su calidad es mucho mejor.



VINO ITALIANO

Las leyes del vino italianas se desarrollaron a partir del caos de los años cincuenta y, en 1963, el gobierno italiano instauró un sistema de denominazione di origine, o denominación de origen, basado de forma aproximada en el sistema francés de appellation contrôlée.
Hasta hace poco, sólo un 10 % de las enormes cosechas de vino italiano estaba regulado por las leyes vinícolas.
En la actualidad, la situación ha empezado a cambiar a medida que las reformas aprobadas en 1992, conocidas como la ley Gloria, hacen efecto poco a poco e incorporan más vinos en las diversas categorías.
Categorías de calidad
El vino italiano se divide en dos categorías : vino de calidad ( DOCG y DOC) y vino de mesa (IGT y VdT).
DOCG (Denominazione di Origine Controllata e Garantita) :este nivel superior del vino italiano se inició como una forma más rígida de la DOC y como un reconocimiento de los mejores vinos italianos. Las restricciones de los tipos de uva y de la producción eran más estrictas, y el vino tenía que ser analizado y catado por un jurado especial antes de concederle el codiciado sello. Aunque se creó en 1963, la primera DOCG no fue otorgada hasta 1980, e incluso a mediados de los noventa sólo 15 vinos han obtenido el estatus de DOCG. En su forma revisada reconocerá cualquier vino de DOC específico que siga una disciplina estricta de calidad en los buenos años, y, además, reconocerá como es debido los buenos viñedos.
DOC (Denominazione di Origine Controllata) : esta categoría se aplica a vinos producidos a base de las cepas Barbera, Moscato, Nebbiolo y Schiava por mencionar algunas, y son cultivadas en las zonas de Orvieto, Montepulciano D'Abruzzo, Bolgheri, Pomino y Montecarlo, entre otras, y elaborados según los métodos prescritos.
En cierto modo, la normatividad de DOC sirve para preservar las tradiciones existentes (importaba más la cantidad que la calidad) a costa del progreso, y no siempre garantiza una buena calidad. Casi todos los vinos bien conocidos son DOC.
IGT (Indicazione Geografica Tipica) : versión italiana de la categoría francesa vin de pays. Los vinos pueden utilizar una descripción geográfica en la etiqueta seguida del nombre de una variedad.
VdT (Vino da Tavola) : ésta es la clasificación más básica, y en la etiqueta no se puede hacer ninguna distinción geográfica o de variedad. Algunos productores particulares han quedado desilusionados con unas leyes del vino que limitan su originalidad e iniciativa, y algunos de los mejores de Italia poseen la humilde denominación de Vino da Tavola.
VINO SUDAFRICANO

El sistema de Denominación de Origen, con su certificado o sello en la botella, se introdujo por primera vez en 1973 y en 1993 se realizaron varios cambios importantes. A partir del número del sello se puede obtener toda la historia del vino hasta su origen, pero la calidad no se garantiza.
Al igual que muchos otros países vinícolas del Nuevo Mundo, las leyes sudafricanas sobre el etiquetado destacan la variedad de la uva antes que el origen del viñedo o el tipo de vino. Los vinos varietales se pueden elaborar con el 100 % de la uva especificada, y hasta un 25% de otras variedades. Para ser clasificado como bodega, el productor debe elaborar su vino con uvas cultivadas en su propiedad.
 
Este es otro párrafo que puedes editar del mismo modo.
Escríbeme
Me interesa tu opinión